Ultimas Noticias

El Comienzo

enero 8th, 2013 | by Prensa
El Comienzo
Columnas de Opinion
0

Primera Columna de nuestro Director

Fue una noche de junio del año en que se acababa el mundo, en la que regresaba de la universidad cómodamente dispuesto (sic) en los buses inter urbanos locales que todos conocemos, cuando el ringtone sui generis de mi teléfono rompió la quietud, interrumpe el bostezo y quiebra el letargo de estudiantes y trabajadores que vuelven cansados a sus hogares en la Quinta Región interior.

El saludo ameno y efusivo de mi hermano -el que legalmente es mi primo, pero para los efectos de comprensión y apoyo es mi hermano-, deriva en una conversación chispeante, como son siempre, y en la idea que inspira este proyecto. La broma estúpida con que reímos siempre, el “cómo están por allá”, el “cuándo nos juntamos” de rigor, preparaban el preámbulo para el punto de inflexión que termina en mí escribiendo las líneas que Usted lee, hoy como director de un medio digital.

Siempre tuvimos la idea de hacer algo juntos. No por nada invertimos largos veranos -cuando las vacaciones duraban tres meses-, inventando y desarrollando cuanta cosa se no ocurría en la casa de nuestra abuela, no exento de problemas claro está: que dejaron todas las herramientas regadas por el patio, que las sabanas no se usaban como lonas para hacer carpas, que la Fanta no embriaga, etc.

Y antes de terminar la conversación interrogo a mi interlocutor: “¿y cuándo emprendemos?”. Desde ese entonces comenzamos a bombardearnos con ideas, todos los días, una vez al mes, todas las semanas. Algunas extravagantes, otras fomes, unas que nos permitirían conquistar el mundo y otras conquistar sólo parte de él. El proceso fue complejo, pero teníamos lo suficiente: ideas y hambre. Una mezcla explosiva si de emprendimiento se trata, más aun cuando nuestra provincia carece de emprendimientos en el área de las comunicaciones, pues todas emigran a la capital donde, se cree, son más rentables.

Fue así que una mañana de noviembre del año que recién pasó, y mientras preparaba mi primer examen del semestre, el mismo ringtone atronador interrumpe ahora sólo mi concentración y el silencio que cultivo para estudiar en mi habitación. Desde el otro lado de la línea la misma voz de siempre, ahora con un tono ansioso, me previene de lo que se vendrá: “ya lo tengo, huevón”.

Desde ese momento no hemos parado de trabajar y en el devenir de estos días se nos han ocurrido ideas y parámetros de gestión que quizás nunca hubiésemos generado. Hemos aprendido como nunca, y habremos de ganar – y así lo esperamos-, como siempre.

Deja un comentario